Browsing Category

Bienvenida

    Bienvenida

    Empezamos

    14/10/2015

    ¿Se puede saber todo lo que hay que saber en #Mediación_Familiar? Creo que no. Yo aún no, porque creo que ser mediadora familiar es estar en un aprendizaje continuo, en un “aún” infinito; es hacer mediaciones y estar pensando lo que se está haciendo; terminar una sesión y pensar lo que se ha hecho; es estar en un “inside” que no acaba.

    Por eso no quiero compartir en este blog lo bien o lo mal que lo hago, sino mis reflexiones y mi experiencia con casos reales y familias concretas.

    Ante cada familia que llega a mediación, abro la puerta y me siento al lado de hombres, mujeres y niños que afrontan cambios, perciben diferencias, hablan de cómo han sido las cosas y de cómo quieren que sean y, cuando al final, nos despedimos y cierro la puerta, me pregunto si en este espacio habrán podido sentir que pueden dialogar con libertad, acordar sin miedo al compromiso y mirar al futuro con esperanza. Y cada vez que lo hago, veo que no caben los enfoques preestablecidos, las posiciones rígidas, solo la reflexión incesante, desde la ética de ser útil, de evitar el sufrimiento, de mejorar la convivencia.

    Así que cuando alguna nueva familia llama, me pregunto siempre: ¿cómo será con ellos? Y ¿entre ellos?, ¿cómo lo harán?, ¿cómo trabajaremos juntos?, ¿será posible que el espacio de trabajo de la mediación pueda serles útil en este momento de su vida?. Y una de las respuestas que me doy es que su estancia, su querer estar ahí sé que arrojará luz sobre algún aspecto que, como mediadora y también como persona, me hará aprender algo nuevo sobre esta tarea y sobre lo que significa ser una familia.

    Pero creo que ningún aprendizaje, al menos en esta materia, es bueno si no es compartido y eso es lo que pretendo hacer con este blog que empiezo hoy. Compartir lo que, cuando la sesión de mediación ha terminado, con la puerta cerrada, me pregunto. Compartir lo que me sorprende, lo que de repente descubro, lo que me sirve y lo que observo que es ineficaz, lo que finalmente integro. Compartir, y hacerlo para seguir aprendiendo en esta tarea apasionante.

    En este blog me dirijo a profesionales y también a familias, porque os considero, nos considero, en pie de igualdad para opinar sobre lo que sucede ahí dentro. Empieza este blog, ha llegado una nueva familia y de nuevo se abre la puerta “hola, ¿qué tal?, ¿cómo estáis?, me llamo Guadalupe y tú, ¿te llamas?,… ¿ y tú?, adelante sentaos donde queráis”. Empezamos.